Páginas del blog Ría de Ribadeo

viernes, 15 de marzo de 2013

Los primeros síntomas de la primavera

Siguiendo la continua alternancia de entradas en este blog sobre mi Ribadeo natal (y constante punto de referencia), Castilla, Madrid, y otros lugares a los que viajo, hoy toca hablar de Madrid, y concretamente de Getafe, la ciudad en la que vivo. Como ya he escrito muchas veces, no es necesario salir al campo para poder disfrutar de la naturaleza. Basta simplemente con bajar a la calle o darse un paseo por algún parque, para descubrir esos pequeños detalles que nos pueden hacer sentirnos un poco más cerca del mundo natural.

Almendro en flor


Ayer, mientras paseaba por el estanque del parque del caballón, en el barrio del Bercial, comencé a ver esos primeros síntomas de la primavera a los que me refiero en el título de la entrada. Sobre todo dos detalles fueron los que me parecieron más sintomáticos. El primero de ellos fue la observación de los primeros aviones comunes (Delichon urbicon) de la temporada. Y luego, la hermosa floración de los almendros. No llevaba la cámara de fotos encima, así que subí a casa a buscarla para poder sacar algunas instantáneas y hacer una pequeña entrada en el blog, ya que me parece que puede ser interesante para la gente que viva por aquí. Porque uno de los principales objetivos por los que escribo este blog es intentar contagiar a quienes lo lean de mi respeto y afición por la naturaleza, o eso al menos es lo que intento.

Estanque del Bercial


En esta zona verde del Bercial, diseñada para servir de barrera sonora y visual entre la A-42 y la zona residencial, existe un pequeño estanque de tormentas rodeado de numerosas especies de árboles de escasa edad. Entre ellos, se han plantado recientemente más de 7.000 pinos en el caballón, actuación que ha cambiado significativamente la imagen del parque. Y si ya se notan sus efectos ahora a nivel ambiental, no quiero decir nada de cómo será esta zona dentro de unos años, cuando los pinos crezcan. Pero además de los pinos, existe también un pequeño parque botánico con unas 150 especies distintas, según las informaciones que he leído. Así que es un lugar idóneo para muchas aves, ya que en él pueden encontrar agua, comida y refugio.






Centrándome ya en las aves, lo que más vi fueron paseriformes, y entre ellos, los fringílidos. Así, pude observar pardillos (Carduelis cannabina), jilgueros (Carduelis carduelis), verderones (Carduelis chloris), o verdecillos (Serinus serinus).

Pardillo

Pardillo


También otros paseriformes como colirrojo tizón (Phoenicurus ochruros), mosquitero común (Phylloscopus collybita), lavandera blanca (Motacilla alba) y por supuesto, mirlos (Turdus merula).

Colirrojo tizón

Mosquitero común

Lavandera blanca

Mirlo


Pero una de las cosas que más me sorprendió fue descubrir la presencia de varias cogujadas (Galerida cristata), dando claras muestras de comportamiento nupcial, con luchas entre ellas y llamativas poses.

Cogujada



Y para finalizar esta entrada sobre fauna urbana, una foto testimonial de los primeros aviones comunes que veo este año, como comentaba al principio.




Imágenes y texto bajo licencia Creative Commons 
Enrique Sampedro Miranda 
Ría de Ribadeo: http://ria-de-ribadeo.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada